REGISTRO RETRIBUTIVO: OBLIGATORIO A PARTIR DE ABRIL 2021

Según el Real Decreto Ley 902/2020 de 13 de octubre de igualdad retributiva entre hombres y mujeres, desde el 14 de abril de 2021 todas las empresas, con independencia del número de personas trabajadoras y tamaño, deberán tener un registro salarial de toda su plantilla.

El registro salarial obligatorio es un documento que incluye toda la información sobre salarios de los trabajadores de una empresa, con la finalidad de garantizar la transparencia en las retribuciones, el principio de igual retribución por igual trabajo y facilitar el acceso a la información.

Este registro debe de estar debidamente desglosado por sexo, la media aritmética y la media de aquello percibido realmente por el trabajador por cada uno de los conceptos, detallando de manera segregada las retribuciones entre hombres y mujeres y distribuidos por grupos profesionales o lugares de trabajo iguales o de idéntico valor, incluyendo altos cargos o cargos directivos:

Por lo tanto, el registro debe incluir:

– El salario total anual y la brecha de género de estos conceptos.
– El salario base anual y la brecha de género de estos conceptos.
– Los complementos salariales anuales y la brecha de género de estos conceptos.
– Las percepciones extra salariales y percepciones anuales por horas extras y la brecha de género de estos conceptos.

Asimismo, aquellas empresas obligadas a realizar un plan de igualdad deberán de incluir en él una auditoria retributiva para comprobar si se cumple o no con el principio de igualdad salarial entre hombres y mujeres. En el caso de que la empresa deba de realizar esta auditoria retributiva, el registro salarial deberá reflejar también las medias aritméticas y medias de las agrupaciones de trabajos de igual valor en la empresa, aún cuando pertenezcan a diferentes clasificaciones profesionales, desglosados por sexo.

Deberá añadirse necesariamente una justificación cuando exista una diferencia de entre la media aritmética y la media de las retribuciones totales en la empresa de los trabajadores de un 25% o más respecto a hombres y mujeres.
Siendo así, todas las empresas deben de tener su registro retributivo de toda su plantilla, no siendo relevante el tamaño de estas, a diferencia de lo que pasa con el plan de igualdad que solo se exige a aquellas empresas de un tamaño superior a 50 trabajadores.

Por lo tanto, a pesar de que no existe la obligación de registrar dicho registro a diferencia de lo que sucede con los planes de igualdad, sí que se debe de tener a disposición tanto de la Inspección de Trabajo como de los Representantes de los Trabajadores.

Está previsto que a partir del 2021 la Inspección de trabajo pueda solicitar a las empresas estos registros salariales, pudiendo sancionar, a aquellas que los hubieran falseado o no realicen el registro retributivo, según el régimen de infracciones y sanciones de la LISOS en función de la gravedad de los hechos, siendo que para las infracciones más graves se podrán imponer sanciones de 6.251,00 € a 187.515,00 €.

Por último indicar que la validez del registro es de un año natural excepto si se producen circunstancias o cambios que supongan una alteración substancial de los datos incluidos en el documento y se debe por lo tanto actualizar cuando se producen cambios en la normativa o criterios por los cuales se rige la política retributiva de la empresa.